Judiciales del Quindío

Por: Andrés F. Zapata

Víctimas piden que se reconozca presencia de Bacrim en el Quindío

image

Las más de 110 muertes de forma violenta que se han registrado a la fecha en el Quindío tienen con las alarmas más que puestas al gobierno departamental y nacional, incluyendo obviamente a las autoridades militares, quienes han comenzado a extremar sus labores para de una vez por todas poner punto final a la violencia que aquí se percibe y darle ese parte de seguridad a una población quindiana que ha perdido la tranquilidad que solíamos tener. Más cuando han sido las víctimas de este problema, los que más han sufrido en carne propia y de cerca la barbarie de la lucha por el poder del microtráfico en el departamento.

Precisamente estas mismas víctimas, o familiares de las víctimas de este conflicto delictivo que vive hoy nuestro departamento, claman para que las autoridades reconozcan la presencia permanente de las denominadas Bacrim o bandas criminales, que operan con todo su poderío en los municipios de mayor reincidencia criminal en el departamento. Esto, con el fin de que automáticamente se le dé mayor importancia a esta situación que atraviesa esta zona del país y se extremen las medidas aún más para erradicar el accionar criminal en el Quindío.

A pesar de que el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón anunció la llegada de cuatro fiscales especiales para nuestro departamento, que se dedicarán exclusivamente a los numerosos casos de homicidios, la problemática del microtráfico y los hurtos, no reconoció la presencia directa y contundente en el Quindío de los principales grupos criminales, tales como Los Rastrojos, Los Urabeños y Erpac.

Lo que sí dijo fue que lo que había en el departamento eran estructuras de crimen organizado, que pretenden crecer disputándose el poder de la zona que operan para poder aliarse con estas grandes organizaciones criminales que delinquen a nivel nacional, especialmente en los delitos del microtráfico, extorsión y hurtos a gran escala.

Sí es evidente que al menos por parte de las Bacrim, los denominados Rastrojos del norte del Valle, han tenido incidencia en diversos municipios del Quindío, pero como tal no operan permanentemente.

Dice también el ministro Pinzón, que aunque se sabe que en un alto porcentaje, los homicidios se han presentado entre miembros de estas organizaciones delictivas, no se pueden descuidar o dejar que se maten entre ellos, por el contrario con mayor fuerza hay que trabajar para no dejar crecer a ninguna de ellas.

———————-

Coronel de la policía exige la no justicia por manos propias

Panfletos de Mano Negra generan temor en Montenegro

coronel angel hugo rojas

Después de los ya conocidos panfletos que se distribuyeron en el municipio de Montenegro, en donde la supuesta Mano Negra vuelve a aparecer amenazando de muerte a delincuentes de la zona, la máxima autoridad de la policía en el Quindío, coronel Ángel Hugo Rojas Sandoval, pide a la ciudadanía no tomar retaliaciones por sus propias manos, advirtiendo que esta labor le confiere exclusivamente a las autoridades y que cualquier interferencia por parte de un tercero, es motivo de judicialización.

Es cierto que aunque estos panfletos tienen un contenido dirigido únicamente a “gibaros y ratas”, es decir expendedores de estupefacientes y ladrones del vecino municipio de Montenegro, la población en general esta consternada y preocupada ante esta situación, pues el accionar de estas personas que buscan justicia con sus propias manos tan solo traerá una ola mayor de crímenes y el muy posible aumento de homicidios, esta vez no solo de delincuentes, sino también de personas inocentes.

Precisamente en eso enfatizan las autoridades, en crear consciencia de que estas medidas prolongará y ampliará a más sectores los índices de sicariato no solo en este municipio, sino en el departamento.

Por otra parte, la ciudadanía y habitantes del municipio se encuentran divididos, ya que son unos los que acatan las sugerencias y exigencias que desde la Policía se emiten de no intervenir contra el accionar delictivo y otros los que opinan que un grupo como el de la Mano Negra, es la mejor solución a los problemas de microtráfico y hurtos que padece el Quindío, puesto que estos delincuentes por más que se les de captura, si es que se logra, son personas que tarde que temprano seguirán delinquiendo y haciendo el mal, por esta razón la única forma de controlar esto es tomando la justicia por sus propias manos.

 —————-

Breves judiciales

escena_crimen_emisorasunidas

  • Como Dubier Buitrago de 38 años de edad, fue identificado el hombre que fue asesinado ayer en el barrio Antonio Nariño de la ciudad de Armenia. En el hecho que se registró en horas de la mañana en un sector residencial del barrio en mención, dos individuos huyeron del lugar en motocicleta luego de propinarle varios impactos al hombre que falleció en el instante debido a la gravedad de las heridas. El homicidio de Buitrago o alias Maravilla como también era conocido, es materia de investigación por parte de las autoridades.
  • Con este último homicidio, son más de 110 los decesos violentos en el Quindío, de los cuales el 99% son responsabilidad de alias Carbonero, alias El Ruso y alias El Nene, quienes se disputan el poder en el fatídico negocio del microtráfico.
  • En otros hechos violentos registrados el pasado lunes, un hombre fue asesinado con arma blanca, tras presentarse una riña en los parqueaderos de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús en Armenia. En un caso de intolerancia y pelea callejera se presentó el deceso de este hombre, que por no prestar un servicio a un adulto mayor que estaba con un quebranto de salud, terminó siendo asesinado por otro individuo que escapó del lugar de los hechos.
  • Horas después en el municipio de Calarcá, a eso de las 5 de la tarde, fue dado de baja el señor Juan Carlos Reyes Giraldo de 33 años de edad, en el barrio Robledo de dicha municipalidad. Reyes Giraldo se dirigía hacia su casa con su hijo menor de edad, cuando los interceptaron dos individuos que se movilizaban en una motocicleta, cuando de inmediato el parrillero desenfundo un arma y le disparó en repetidas ocasiones. El niño salió ileso mientras su padre falleció en el lugar de los hechos.

Al parecer, el crimen se debió a algún tipo de retaliación, puesto que según las autoridades el hombre tenía algunos antecedentes judiciales por diferentes delitos.

Un nuevo caso de suicidio enluta a una familia quindiana. Esta vez fue el joven Juan Carlos Jaramillo Martínez de 24 años de edad, quien en su residencia del barrio Popular en Armenia, decidió acabar con su vida ahorcándose con una soga. Aunque el joven fue trasladado hacia el Hospital del Sur, la gravedad de las lesiones no permitieron que los galenos lograran reanimarlo.

 

Author: Eje Noticias Periódico

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *