Gran campaña, con olor a ascenso

1522953_657382264304278_1219476469_oPor: Cristian Marín

Hoy debemos sentiros satisfechos. ¿Queríamos un equipo protagonista?… ahí lo tenemos. ¿Queríamos ser primeros?… somos líderes sin objeción alguna…. ¿Deseábamos una nómina competitiva?… el “nano” la articuló. Aun así, seguimos siendo  indiferentes, parcos y demostrando ser una de las peores, si nó, la más desagradecida hinchada del país.

Es triste ver lunes tras lunes, los juegos del Deportes Quindío sujetos a la expatriación de los aficionados del estadio Centenario. Genera indignación y vergüenza la soledad cuando la producción del fútbol colombiano hace paneos para encontrar, con el zoom empleado a fondo, uno que otro hincha acompañando al equipo de sus amores.

¿Señores que nos sucede?.. Es un gran interrogante y es aún más complejo imaginar una contestación. La mayoría de respuestas vienen camufladas en el pretexto ruin de no ir al estadio hasta ver partir a Hernando Ángel de tierras cafeteras. Para mí es un cuento “chimbo”, el hincha fiel, como los 200 que siempre acompañan; han estado, están y estarán alentando a la herencia de familia, porque el amor por una institución nace, en su mayoría desde el seno del hogar.

Ya entrando a lo futbolístico, es una campaña excepcional la ejecutada por el milagroso en el Torneo Postobon. Los 22 puntos articulados hasta la fecha invitan a pensar en un ascenso inminente, claro está, que aún falta trecho por recorrer en la fase regular, pero personalmente contemplo desde ya la clasificación anticipada a los cuadrangulares.

Miguel Augusto Prince debe tener una fórmula mágica. Por primera vez un director técnico logró convencer al señor Ángel de realizar una depuración al interior de la plantilla, sacando jugadores de poco compromiso y de alto porcentaje de contaminación dentro de la plantilla.

Quindío fue sometido a una reingeniería, el “nano” consiguió acercar a deportistas de experiencia como Galeano,  Meza, García; así como la escogencia de juveniles, caso puntual Montaño y Yilmar Filigrana, sumado a eso elementos que potencializaron su rendimiento como Jairo Roy Castillo , Barreiro entre otros, factores positivos y suficientes para darle al equipo cafetero otro sabor en su menú.

Quizás estamos de acuerdo en la poca vistosidad en el fútbol implementado en los diferentes campos de la B, pero a diferencia de otras épocas, hoy Quindío afortunadamente cuenta con resolución.

Yilmar Filigrana ha sido bastión en 12 de las 22 unidades computadas por el milagroso hasta el momento, el joven delantero ha demostrado personalidad a la hora de pararse frente al arco, y ha tenido la frialdad necesaria para resolver a favor de su conjunto.  El otro caso es Wilsón “el pájaro” Carpintero, su edad ha conducido a Prince a encasillarlo como una alternativa más, encontrando en el veterano respuesta cuando los elegidos no han respondido a lo planificado en el tablero.

En general el Quindío manifiesta en cada fecha su equilibrio en sus líneas. Se vé la mano del entrenador en la parte táctica, y eso puede ser preponderante en una categoría tan cerrada, donde cualquiera le gana a cualquiera.

Author: Eje Noticias Periódico

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *