A un paso de llegar a su nuevo club en Grecia el controvertido mediocampista colombiano se juega una de sus últimas cartas como jugar activo en Europa. 

Es prácticamente un hecho que James Rodríguez se va del Al Rayyan para convertirse en nuevo jugador del Olympiakos de Grecia. Así lo informaron esta mañana dos periodistas que en este caso tienen total autoridad: primero, Fabrizio Romano, el reportero más acertado del mundo en cuanto a fichajes se refiere, y, segundo, el español Edu Aguirre, quien trabaja en ‘El Chiringuito’ y es amigo del jugador colombiano. 

Es cuestión de horas para que se confirme la llegada de James al equipo griego. La noticia se ha celebrado entre los seguidores del ’10’ de la Selección Colombia, quienes consideran que para el zurdo es mejor jugar en Europa, así sea en el fútbol de ese país, que hacerlo en Catar. 

Lo que muchos se preguntan ahora es si Rodríguez tendrá bastante actividad en el que será su nuevo club. Pues al revisar la plantilla del Olympiacos, queda la sensación de que el colombiano no tiene tan fija la titularidad allí. 

James tendrá que pelear codo a codo con varios jugadores un lugar en el once inicial. Hay varios futbolistas que son titulares fijos allí, que le hacen más difíciles las cosas al mediocampista. 

Por ejemplo, un rival directo para Rodríguez en la posición de mediapunta es el francés Mathieu Valbuena, quien es reconocido porque tuvo un buen rendimiento en Europa hace algunos años. Pero otro contrincante importante que tiene James en su deseo de ser titular es un griego, dato no menor porque se trata de un jugador local que seguramente tiene un terreno importante a su favor por gozar de esa condición. 

Se trata del griego Georgios Masouras, quien también ha jugado en la selección de su país. Él es un jugador ofensivo que parece indiscutible en la titular para el técnico español Carlos Corberán. 

Pero hay otro jugador español que también es muy tenido en cuenta por el entrenador del Olympiacos: Pep Biel. El mediocampista tiene tan solo 26 años y fue contratado para esta temporada, luego de jugar 3 años en el Copenhague de Dinamarca. 

Lo importante es que James deje atrás las constantes lesiones que lo afectaron en su paso por el Everton y el Al Rayyan. En óptimas condiciones, el colombiano tiene talento de sobra para ganarse un lugar en el once inicial, pero su némesis en los últimos años han sido esas pequeñas dolencias que lo sacan de las canchas varias semanas. 

Por EL EJE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.