La Secretaría de Obras Públicas entregó un informe de tranquilidad en torno a los controles efectuados sobre el deslizamiento registrado en la escombrera de Villa Carmenza, vía a Villamaría, ocasionado por las recientes fuertes precipitaciones.

“El derrumbe ocurrió sobre el cráter, área donde se realizan trabajos desde diciembre e inmediatamente se iniciaron las actividades de remoción de tierra para restablecer el flujo del agua y prevenir así un deslizamiento mayor con consecuencias impredecibles”, explicó Hernán González, titular de Obras Públicas del municipio.

Expertos y miembros de los organismos de socorro hacen presencia en el sector e inspeccionan permanentemente la escombrera con el propósito de evitar hechos que lamentar.

Manizales carece de sitios adecuados para el depósito de escombros y desde la Alcaldía aumentan los operativos para que personas inescrupulosas no utilicen cualquier lote baldío sin la autorización de los competentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.