Deslizamientos, inundaciones, represamientos de fuentes hídricas han sido algunos de las afectaciones que se han presentado en el departamento, a causa de las fuertes precipitaciones que han ocasionado diferentes emergencias en algunos municipios del territorio caldense. Es por ello, que los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo han activado sus protocolos de respuesta para brindar atención a las comunidades afectadas por el invierno y realizar los censos necesarios. 

Las principales afectaciones se han visto en la red vial departamental, principalmente hacia el norte de Caldas. No obstante, se registran emergencias al oriente, entre Petaqueros y Manzanares, al igual que en la vía que comunica La Dorada y Norcasia, sector El Cuarenta. 

Félix Ricardo Giraldo Delgado, jefe de la Unidad de Gestión del Riesgo de Caldas, indicó: “Tuvimos un represamiento en el río Pozo, entre los municipios de Salamina, La Merced y Pácora. Allí afortunadamente el río recuperó su cauce. Al oriente del departamento tenemos inundaciones por el nivel alto del río Magdalena en el municipio de La Dorada, en la vereda Japón en donde varias viviendas se vieron afectadas. Estamos esperando el consolidado de los censos para brindar apoyo con ayudas humanitarias”. 

Giraldo Delgado manifestó que continúan con monitoreo permanente de las cuentas de los ríos Magdalena, Cauda, Supía, Pozo y Chinchiná, ya que la temporada de lluvias permanecerá en el territorio caldense. 

Finalmente, invitó a la comunidad a estar atenta frente a cualquier emergencia que se pueda registrar en los 27 municipios del departamento.