Condenan a 51 años de cárcel a Rafael Uribe por violación y asesinato de la niña Yuliana Samboní

Rafael-Uribe-foto-unaLa juez 35 de conocimiento de Bogotá condenó a Rafael Uribe Noguera a 622 meses de prisión (51 años y 10 meses) por el homicidio de la niña Yuliana Samboni. “La condena a Rafael Uribe Noguera debe reflejar el repudio general que sus actos ocasionaron”, dijo la juez, quien agregó que no hay rebaja de la pena a pesar de la aceptación de los cargos.

La Fiscalía apeló la decisión y exige la máxima pena para Uribe Noguera, es decir, 60 años de cárcel.

A las 7:30 a. m. de este miércoles llegaron las primeras personas citadas a la audiencia.

El papá de la niña, Juvencio Samboni, llegó al complejo judicial de Paloquemao en Bogotá en compañía de algunos familiares. Su esposa no asistió porque este martes dio a luz.

“Espero que se haga justicia por mi hija, si no, no valdría la pena tanta prueba y tanta cosa para que le den unos 20 o 30 años, no me sirve, tiene que ser la pena máxima que hay aquí en Colombia”, dijo el señor Samboni, antes de que la jueza revelara el tamaño de la condena.

Tal como estaba previsto, este miércoles una juez de la capital de la República condenó a 51 años y 8 meses de presidio a Rafael Uribe Noguera por la violación y asesinato de la niña de 7 años Yuliana Samboní, ocurrido el 4 de diciembre de 2016 en un apartamento al norte de Bogotá.

Uribe Noguera fue condenado al ser encontrado culpable de los delitos de feminicidio agravado, secuestro simple y acceso carnal violento.

Complementariamente, la juez 35 de conocimiento, impuso a Uribe Noguera una multa de 100 salarios mínimos.

Con el argumento que se debe dar una pena ejemplar, la juez 35 de conocimiento condenó al arquitecto Rafael Uribe Noguera a 51 años y 8 meses de prisión por el crimen de la niña Yuliana Samboní, ocurrido el 3 de diciembre de 2016.

Durante la lectura de la condena, la funcionaria judicial manifestó que Uribe Noguera actuó de manera consciente e intentó declararse inimputable para evitar la acción de la justicia.

Agregó que la condena debe ser un ejemplo para la sociedad por la rapidez con que actuó la Fiscalía, pero hizo un llamado de atención para que se traten otros casos desde la misma manera.

“La pena definitiva a imponer es la de 622 meses de prisión y 100 salarios mínimos vigentes mensuales de multa”, dijo la jueza en la lectura de la sentencia por los delitos de feminicidio agravado, acceso carnal violento agravado y secuestro.

La lectura del fallo se realizó en el complejo judicial de Paloquemao, de Bogotá, una diligencia a puerta cerrada a la que no asistió el condenado, apresado dos días después del crimen, y recluido en la cárcel La Picota.

Al término de la diligencia, la Fiscalía pidió un aumento de la pena a 60 años, la máxima pena, por considerar que la jueza cometió un error y que no se tasó bien la notificación de los delitos por los que Uribe Noguera fue condenado.

Durante el procedimiento se conocieron detalles de cómo se realizó el rapto de la menor en el barrio Bosque Calderón, en el oriente de Bogotá.

La juez leyó el testimonio de uno de los pequeños que jugaba con Yuliana Samboní en el momento exacto en el que fue raptada.

“Se escucharon los gritos de auxilio de uno de los menores que expresó que un hombre de cabello negro y lentes oscuros se había llevado a la menor”, dijo la juez, haciendo referencia a lo narrado por uno de los pequeños.

Afuera de las instalaciones de Paloquemao también permaneció un grupo de personas que con pancartas y pitos pedían la condena máxima contra Uribe.

La juez 35 de conocimiento comenzó la diligencia haciendo una recapitulación de lo sucedido el 4 de diciembre pasado y los días posteriores, hasta el 11 de enero, cuando Uribe Noguera aceptó su responsabilidad en los delitos de feminicidio agravado y acceso carnal violento agravado, en concurso con secuestro simple agravado.

La funcionaria señaló que Uribe Noguera, quien durante la audiencia de imputación de cargos insistió en que estaba fuera de sí al cometer los hechos, lo hizo todo de forma voluntaria; “es decir, planeó y ejecutó los hechos consciente de sus actos”.

Indicó, así mismo, que inicialmente Uribe negó haber violado la niña, supuestamente por el estado de alicoramiento en el que se encontraba y los efectos de las drogas; sin embargo, esto fue desmentido por Medicina Legal, que halló en el cuerpo rastros biológicos de Uribe.

En medio de la lectura del documento, la juez hizo un llamado de atención a la Fiscalía y a la Secretaría de la Mujer del Distrito porque considera que las otras 15.000 víctimas de violencia sexual del año pasado no han tenido la misma atención desde la administración de la justicia.

Author: Eje Noticias Periódico

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *