Por Esteban Jaramillo Osorio. 

Abren la boca, los doctores sin título, los sabihondos, buscando escándalo y virilidad, con acusaciones que asumen valientes, para demostrar la razón del fracaso de Colombia en el camino al mundial. A esta altura, esto es llover sobre mojado. 

Sin duda, desinterés produce ver y disfrutar el mundial de Catar sin nuestra selección, la que dejó huella profunda con sus vibrantes actuaciones en Brasil y Rusia, pero arruinó los sueños de los hinchas por su inesperada eliminación, con deplorable campaña. 

Lamentarse hoy es llover sobre mojado. 

Sobre todo, ahora, con la herida aún abierta, por la irresponsable actitud de los jugadores, que un sector del periodismo justifica, elogiando mediocres partidos amistosos que nunca relevaran la incomparable emoción de luchar contra los mejores. Juegos que parecen una burla por inoportunos o improductivos. 

Algo va de chocar con Brasil o Inglaterra, a enfrentar el modesto y remendado equipo paraguayo. 

Públicas fueron en su momento las verdaderas razones por las cuales Colombia resignó, con vergüenza general, la posibilidad de ir al mundial. 

Además de la pérdida de la voracidad competitiva de los jugadores, su insensibilidad frente al pueblo, el conformismo, la falta de gol y triunfos y los puntuales errores no corregidos, están la irresponsabilidad de los dirigentes, empeñados como siempre en ocultar los escándalos, en relativizar los liderazgos nocivos que se acrecentaron en el vestuario por la ausencia de autoridad, a medida que avanzó la competencia, y la compinchería de los medios con los futbolistas, por temor a ser rechazados. 

Los jugadores, aburguesados, se desentendieron del placer del triunfo. Pocos lo dijeron. Y saciaron sus propósitos con el solo hecho de ser convocados. Era el alcance de sus apetitos. Llegar, exponerse, cobrar premios jugosos, prometer, no cumplir y engañar con frases veleidosas. 

Negociaron con el diablo… Y perdieron. 

Ni rasgos hubo de las selecciones anteriores que arrodillaron al mundo. Inmensa fue la sorpresa general, al no ver a Colombia en el mundial. Fútbol tenía para competir, animar y aspirar en serio. 

Por eso al final se inflaron inexistentes expectativas de ir a la cita orbital por carambola, tratando de irrespetar el derecho adquirido en la competencia por los ecuatorianos, recurriendo, en ridículo público, a las leguleyadas. 

TROYA NOTICIAS VOLVIO 

La semana del 14 al 18 de noviembre el noticiero estuvo fuera del aire, lo que preocupo a su audiencia. Para tranquilidad de quienes seguimos el trabajo de Luis Guillermo Troya, el informativo regreso el pasado lunes 21 de noviembre. 

Troya noticias es una buena alternativa para informarse de lo que acontece en Colombia y el mundo. Noticiero serio, objetivo, ético. 

ANDRES TORRES 

Ejemplo como productor radial, comprometido con los retos que le acepta a Julio. Coordina el cubrimiento del mundial desde Catar, y está al frente de la campaña en pro de los estudiantes que necesitan de soluciones W, para terminar sus carreras. 

Félix de Bedout, diariamente le hace un seguimiento centavo a centavo, al recaudo de la cuenta soluciones W, “vamos p’ alenté”. 

Andrés hizo su curso radial de la mano de Julio Sanchez C, la mejor escuela de periodismo. 

RCN RADIO 

Tiene en su nómina de periodistas a grandes profesionales: Jairo Tarazona, Indalecio Castellanos, Alejando Villegas, Yanelda Jaimes, Hernando Romero B, Juan Carlos Iragorri, Juan Manuel Ruiz, Guillermo Diaz S, Guillermo Arango, Antonio Cásale, entre otros más. 

La falta de resultados en audiencia no la tienen los directivos, la responsabilidad es de los herederes de Ardila Lule, quienes deberían dar más autonomía a sus directores y dejar a un lado sus intereses políticos. 

A los herederos de Carlos Ardila Lule, les preguntamos qué pasa con RCN televisión y el Atlético Nacional. Los malos resultados no son culpa de la crítica que informa objetivamente, ni de los estudios de sintonía. 

Ya es hora de que tomen los correctivos necesarios para que la organización vuelva a tener el liderazgo que tuvo en los años del patriarca. 

PIONEROS DEL ROCK COLOMBIANO: HUMBERTO MONRROY 

Fue el más místico e idealista de los pioneros, lo conocí en sus años del Colegio José Joaquín Caicedo. Era un enamorado del sonido que hacían las agrupaciones mexicanas y argentinas con Los Ten Tops, Los Locos del Ritmo, Los Hooligans y Los Pick Ups a la cabeza. 

En 1963-64 fundo “Los Dinámicos” con Fernando Latorre, Oswaldo Hernández y los Hermanos Dueñas, Luis y Edgard. 

Humberto construyo su primera guitarra eléctrica teniendo como modelo la que aparecía en la caratula del grupo argentino, “Los Pick Ups” los amplificadores los construyo el ingeniero electrónico, Manuel Esguerrera. 

Ramiro Lozano, saxofonista fue el primer contacto que tuvo Rodrigo García a su llegada a Colombia, en 1963-64. García musico español estudio en el conservatorio de Sevilla. 

Ramiro presento a Rodrigo con Humberto quien no dudo en invitarlo para que se uniera a “Los Dinámicos”. A García no le gusto el nombre de la agrupación, por relacionarla con, “El Dúo Dinámico “, Manolo de la Calva & Ramon Arcusa pioneros del rock español. 

Humberto encontró en Rodrigo un maestro y guía musical. Por lo que no dudo en aceptar el cambio de nombre para la agrupación la que debuto en la presentación de Enrique Guzmán en Bogotá en 1964. Como teloneros actuaron como “Los Ángeles” y más tarde se convirtieron en “Los Speakers”. 

Humberto, en los años de “Los Speakers” era el musico más elegante, siempre vestido con sus trajes raya de tiza. Disfruto los años Go Go, la gira de Milo y las discotecas GO GO – YE YE. 

Sus años más exitosos los vivió como miembro de “Genesis”,  agrupación en la que se fusionaba el pop y el folk. Humberto sufrió una gran desilusión, al no ser tenido en cuenta por Rodrigo García, cuando el español abandono “ Los Speakers” y se fue a trabajar con Yamel Uribe, bajista y guitarrista de gran producción; Brando Ortiz, guitarrista y Guillermo Acevedo, baterista. 

Humberto Monrroy HUMO, como lo llamábamos cariñosamente, fue el primer bajista del rock colombiano, falleció en Zipaquirá el 24 de mayo de 1992. 

GRANDES DE NUESTRA RADIODIFUSION: ANTONIO PARDO GARCIA 

A pocos periodistas les queda tan bien el título de Director como a Antonio Pardo García. Dirigir no es solo mandar, sino también imprimir carisma y respeto con el trabajo realizado. 

Es el hombre de la radio, el genio del lead, el redactor de la noticia, el que no firmaba, pero que impactaba a los oyentes con su mensaje claro, preciso, oportuno y lleno de información. 

Ser periodista no es un título, es un honor. Nunca se le calificó ni como doctor, ni señor Pardo, sino como don Antonio Pardo García, completico.
Estuvo en las grandes cadenas, dejó huella, pero más allá del protagonismo, de la sensación por la chiva, es un extraordinario ser humano, pletórico de carisma, capaz de llorar por el sentimiento ajeno y que siente cada una de las estrofas de un bolero. 

Director