1-deportes-quindio-vs-deportivo-pereira_ahk8

Deportes Quindío mantiene intactas las posibilidades de meterse en el diálogo por el ascenso, restando dos fechas para terminar la fase regular que finalmente dictamina cuáles serán los ocho equipos clasificados a los cuadrangulares.

Por: Cristian Marín Zuluaga

El ‘milagroso’ el viernes anterior, salió de una racha negativa de cinco resultados nefastos en su aspiración. Racha que comenzó con un empate ante Tigres F.C. en calidad de visitante en la jornada diez, y se prolongó con tres derrotas en línea ante escuadras que ya han tenido el rótulo de primera división como América, Real Cartagena y Unión Magdalena.

Al Quindío hoy lo salva su colchón de puntos y la mala actuación de los equipos que se encuentran por debajo de los ocho. Esas razones le permiten al cuadro ‘ cafetero’ estar a tan sólo un punto de asegurar su plaza en la otra etapa.

Para el fin de semana, la divisa de Armenia chocará ante Orsomarso, equipo sin aspiraciones que simplemente deambula por la B con más intestino de dañarle el caminado a los conjuntos que luchan por un boleto en los cuadrangulares.

José Hernández, técnico del Deportes Quindío, ha tenido que trabajar incansablemente en la recuperación futbolística de sus jugadores a víspera de iniciar la recta definitiva de la temporada 2016.

El conjunto del departamento, no tiene pinta de ascenso. Su nivel no lo avala y el rendimiento superlativo de los demás candidatos ponen al ‘milagroso’ en la palestra de oncenos sin ambiciones.

 

Mucho desgano

Las 31 fechas han mostrado a un equipo desalmado, sin convicciones y con la misma patología de años anteriores: desgano a la hora de enfrentar la cima.

El técnico en un altísimo porcentaje es el responsable de una campaña sin brillo, sin ideas, carente de fútbol vistoso y efectivo. Este Quindío es el mismo del ‘abuelo’ Cruz, de Prince y compañía, entrenadores que finalmente han accedido a la mezquinidad de su «patrón», pasando sin pena ni gloria por la ciudad de Armenia.

Ahora, el decorado en finales puede ser distinto, todos arrancan de cero y simplemente deben ratificar lo plasmado durante el año porque si no los sesenta y pico de puntos de Pereira se pueden ir a la basura; el impulso del América se puede ir por la borda y la imberbe temporada del Quindío puede quedar enmarcada con un ascenso,  esa es la  dinámica del injusto sistema del torneo de la B que nos puede regalar auténticas sorpresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.