Se nos quema el Quindío En busca de soluciones comunes

VfS9FtWid1hv

Por: Andrés F. Zapata

El preocupante tema del fenómeno del Niño que se viene presentando en todo el país y el cual obviamente está afectando notoriamente a nuestro departamento es algo que por sus condiciones naturales queda como complicado buscar responsables y culpar a alguien en particular por sus consecuencias, es así como pareciera que esta nota no tuviera lugar en esta sección de denuncias.

Aun así, queremos enfocar esta nota más bien por el lado de la inconciencia social que percibimos internamente, de los malos comportamientos y hábitos que tenemos, la irresponsabilidad y hasta ignorancia al actuar de muchas personas y que terminan contribuyendo con el deterioro ambiental que hoy vemos como con mayor inclemencia se siente.

Es cierto, el factor climático es incontrolable y como todos sabemos se ha ido deteriorando año tras año a nivel mundial por culpa del mismo ser humano quien en su afán de enriquecerse a costa de lo que sea, perjudica y quebranta el equilibrio ambiental, dejando las irremediables afectaciones que hoy vemos en nuestro propio territorio.

Independientemente del factor climático, lo que más preocupa es la indiferencia ambiental y social que tenemos al respecto y que vemos como a diario, por medio de pequeñas acciones individuales, se incrementa el problema que desencadena en lo que hoy padecemos.

Me refiero a aquellas malas conductas y comportamientos que hacen que combinados con la incesante ola de calor que hay para esta época se vea con mayor preocupación este tema.

Uno de los pésimos hábitos de los quindianos es el relacionado con la masiva y excesiva proliferación de basuras en cualquier lado, pilas enormes en cada esquina llenas de desechos, escombros y demás que sumados con las altas temperaturas, son causantes principales de la descomposición de estas, atracción de roedores y aves de rapiña y así mismo el aumento de malos olores. Otro gravísimo problema que desencadena el arrojar basuras indiscriminadamente como latas de cerveza, vidrio y papel, es la posibilidad de que se generen incendios forestales, más si estas basuras se arrojan sobre pastizales. Prácticamente a diario se están registrando numerosos incendios en todo el departamento que consumen enormes prados o montes.

Y es que según los organismos de socorro del Quindío, tan solo en los últimos dos meses se han registrado aproximadamente 200 incendios de tipo forestal y estructural causados en gran proporción por el descuido de muchos o por la misma ignorancia y accionar delictivo de otros tantos, que ven mucha gracia el ver propagarse el fuego consumiendo plantaciones, matorrales e incluso edificaciones.

Es de suma preocupación e importancia esta situación, nuestro territorio, nuestros hermosos paisajes cafeteros ya no lucen tan verdes como antes, se comienza a percibir un cierto tono amarilloso en los campos que evidencia el daño ambiental, los ríos cada vez están más secos y nosotros acá seguimos cometiendo cantidad de brutalidades que terminarán afectándonos a todos.

Es indispensable que desde la administración departamental y en conjunto con las municipales, organismos de socorro y autoridades ambientales, se busque la forma de por un lado concientizar y educar a las personas sobre el cuidado y riesgo de los malos hábitos en contra del medio ambiente y así mismo castigar, penalizar e incluso judicializar a aquellas personas que con su ignorancia ocasionen daños a propósito en nuestro departamento.

Todos somos parte por igual de una posible solución o al menos del no creciente deterioro. Es necesario tomar conciencia y mejor nuestros hábitos individuales, que sumados pueden hacer la diferencia.

Author: Eje Noticias Periódico

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *