Paraderos de buses, Puntos estratégicos para atracos

DSC02312Por: Andrés F. Zapata

Hay ciertos puntos en la ciudad en donde las autoridades deberían hacer mayor presencia y velar por la seguridad de los ciudadanos. Dentro de estos puntos, sobresalen algunos paraderos de buses, que están plagados de malandrines al acecho de un incauto transeúnte. La comunidad pide soluciones.

Es evidente que en la ciudad de Armenia, así como en el resto del departamento, la onda delictiva ha ido en crecimiento hacia todos los rincones y en todas las modalidades, y que cada vez resulta más complicado para las autoridades frenar a estos delincuentes que sin importar su edad, sexo o estrato socio económico, están haciendo del Quindío, un escenario repleto de toda clase de actos ilegales que atentan contra la seguridad de todas las personas de bien.

Como bien ya lo sabemos, estos delincuentes que pululan por todo lado, atacan y ejercen su accionar en diversas modalidades, pero últimamente, y de acuerdo a denuncias que nos han hecho llegar algunas víctimas, se han presentado con mayor repetición, casos, en donde son los paraderos de buses, el marco perfecto para atracos a mano armada hacia las desprevenidas personas que esperan su medio de transporte.

Y es que estos puntos, necesarios para la vida cotidiana de nosotros, los ciudadanos de a pie, no son para nada custodiados por las autoridades, convirtiéndolos aún más, en robaderos potenciales, especialmente en horas nocturnas, cuando la oscuridad prevalece y la soledad en las calles crece.

Paraderos peligrosos

  • Por solo mencionar algunos de los más inseguros y preferidos por los delincuentes, y hablando únicamente de la zona céntrica, podemos hablar en Armenia, del paradero de La Secreta, el cual se puede decir que a cualquier hora del día es peligroso, pero que pasadas las 6 de la tarde se debe de tener mucha precaución, ya que la oscuridad y los múltiples escondederos han hecho que semanalmente se reporten hurtos y agresiones por ladrones que saben que por las características del escenario y los distintos escapaderos, difícilmente pueden ser atrapados o perseguidos.

Es que viéndolo bien, los distintos metederos y vivideros de habitantes de la calle a lo largo de todo ese pasaje de La Secreta, los matorrales y voladeros hacia la parte de atrás y las diversas calles que comunican con barrios, hacen de este, uno de los sitios de mayor peligrosidad y al cual las autoridades deben prestar mayor atención.

  • Aunque por otro lado, la atención también se la debe de llevar el paradero del CAM, zona plagada de toda clase de actos delictivos y repudiables para la comunidad y en donde no solo el hurto, sino el microtráfico, la invasión de los espacios públicos y la prostitución abundan, de manera tan normal, que asombra.

Allí en este sitio y en inmediaciones del denominado Parque de las Banderas, transitan en el día, agentes de la policía, que poco o nada hacen para contrarrestar estos actos que suceden casi que enfrente de ellos.

Y si esto sucede en el día, ya en la noche es otro cuento, ya que con la nula o mínima presencia de los uniformados, los delincuentes aprovechan para hurtar las pertenencias de algún descuidado transeúnte que se encuentra esperando solitariamente el bus, tal como nos lo reportó un ciudadano que nos informó de un robo efectuado la semana anterior a un familiar suyo en este punto.

  • Los otros paraderos que acaparan la atención de las autoridades por los frecuentes atracos, son los que están continuos sobre la carrera 19, entre calles 20 y 22. Estos puntos, congregan cantidades de personas que luego de sus trabajos, se dirigen hacia sus lugares de residencia al occidente y sur de la ciudad, y es precisamente allí, entre la multitud, cuando los delincuentes aprovechan para hurtar, ya sea en la modalidad de atraco o por medio del famoso “cosquilleo”, en donde la víctima ni se entera que ha sido despojada de su billetera, cartera o celular principalmente.

En definitiva y como lo mencioné al principio, la inseguridad crece por todos lados y es imposible para las autoridades ser una entidad omnipresente, aunque siempre se puede ejercer con más compromiso, eficacia y sin ningún tipo de beneficio para los delincuentes. Por parte de nosotros también depende ser más cautelosos y prevenidos, y denunciar ante las autoridades cada caso que veamos y sepamos atente contra la seguridad ciudadana.

Author: Eje Noticias Periódico

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *