Deteriorando y destruyendo, el arte y la cultura perjudicadas

DSC01935Por: Andrés F. Zapata

DSC01934La instalación, adecuación y mejoría de espacios públicos para la destinación de arte y cultura siempre será polémico de una u otra forma, ya que nunca se podrá tener conforme a toda la ciudadanía, y deplorablemente, los incultos, son los que con sus actos vandálicos, buscan captar la atención, destruyendo o dañando lo que le pertenece a la ciudad.

El irrespeto, la falta de sentido de pertenencia y el inconformismo hacen parte de nuestra idiosincrasia. Muy lamentablemente nosotros los colombianos y en este caso hablando de los habitantes quindianos, siempre estamos buscando como denigrar, protestar, armar alboroto, discrepar y mostrar nuestro rechazo con temas que a la final no son tan relevantes, porque si se tratara de luchar por los derechos humanos, ambientales y económicos, ahí si no hacemos nada y dejamos que nos impongan leyes e impuestos que nos perjudican a todos.

En el departamento del Quindío, y en especial en su capital, se han venido destinando espacios para crear arte, para plasmar intenciones, sentimientos, ideologías, historia y cultura, por medio de obras artísticas hechas por propios o visitantes, en donde su único propósito, es engalanar un poco las calles de Armenia y darles un tinte de alegría, de color y de positivismo por medio de sus mensajes intrínsecos. Pero nefastamente siempre existirá el detractor, el irreverente, el destructor, el que nada aporta, que simplemente porque no le gustó, o porque no va con su manera de pensar, entonces por eso destruye o daña.

Casa Quindiana

Tal cual como sucedió con la denominada Casa Quindiana, que el maestro Duvan López, originario de Quimbaya, instaló en la glorieta de bomberos, para eso del mes de septiembre del año anterior.

Sabemos que entre la ciudadanía no es que haya gustado mucho esta escultura, fueron muchos sus detractores, fueron muchos los que salieron a criticarla, que muy falta de estética, que afeaba la zona, que no simbolizaba nada, que tanto dinero malgastado, en fin, una cantidad de comentarios destructivos que no aportaban nada. Y es verdad, todos tenemos nuestro derecho a pensar y a opinar sobre lo que nos gusta o lo que no, pero todo dentro de los limites.

Cosa que no ocurrió esta vez, ya que desde comienzos de esta semana, la escultura apareció rayada con aerosol en su base, con la palabra “¿arte?”, hecha por algún antisocial que no encuentra como más dañar lo que no le pertenece. No demora en volverse el “muro” perfecto para que se tache y se raye cualquier babosada alusiva a equipos de futbol o géneros musicales o cualquiera de las denominadas tribus urbanas.

En la ciudad debe haber espacio para todo, y las muestras artísticas deben ser respetas, ya que de una u otra forma tienen las mejores intenciones de embellecer y llenar un poco de color y cultura nuestras averiadas calles.

Tal vez muchos dirán que con lo que se invirtió en esta escultura se hubiera hecho algo mejor por la comunidad, y tal vez tengan razón. Pero eso ya corresponde a que se haga una mejor destinación de los recursos por parte de la administración municipal y departamental, ya que, así como debe haber espacio para todo, también debe haber recursos para todo, y el fomento del arte y la cultura es de suma importancia para el progreso de cualquier ciudad.

Murales rayados

Otro pésimo, nefasto, lamentable y hasta denigrante caso, tiene que ver con el hermoso mural en donde se refleja el rostro de varios niños que fue rayado y deteriorado por vándalos de la ciudad, que no saben nada de respeto y se las dan de muy malos y anarquistas por ir en contra de las leyes y rayar una pared.

El mural, pintado por jóvenes artistas quindianos diagonal al restaurante La Fogata, al norte de Armenia, que tiene como nombre “Poema a la utopía”, y en donde se ve el rostro de varios niños pertenecientes a distintas razas y culturas, fue rayado también con aerosol desde hace varios días por jóvenes pertenecientes a una tribu urbana llamada Skinheads, poniendo en este, firmas y mensajes alusivos a sus “ideologías nazis”, siendo aún más absurdo este modo de pensar, en una sociedad que de Nazi, no tiene nada.

Las ideologías y formas de pensar son precisamente para eso, para pensarlas o compartirlas entre quienes opinan igual, no para intentar imponerlas a las bravas y mostrárselas a los demás, mucho menos cuando se trata de dañar lo que sí trae mensajes positivos y llenos de buenas intenciones.

Author: Eje Noticias Periódico

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *